Amazing Thailand

el-blog-de-tailandia-destacada

Ayutthaya con final feliz

Ayutthaya, o anteriormente conocida como Phra Nakhon Si Ayutthaya, fue capital del reino de Siam durante más de 400 años. Se encuentra a unos 80 kilómetros al norte de Bangkok y es una de las excursiones más interesantes cuando se visita Tailandia. Declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1991, este conjunto histórico a las orillas del río Chao Phraya conserva las ruinas de sus días de esplendor.

 

Es fácil llegar hasta Ayutthaya, desde Bangkok se puede ir tanto por carretera, como en tren y por barco. Una vez allí, la extensión de la ciudad hace recomendable moverse con algún vehículo que evite horas de marcha. La opción más divertida y más rentable son las bicis, que por unos 20-40 bahts (ni un euro) te da la oportunidad de estar todo el día de un lado para otro pedaleando. También hay quien opta por un paseo en elefante.

 

 

el-blog-de-tailandia-ayutthaya-01

 

 

Hay infinidad de puntos de interés como el Centro de Estudios Históricos de Ayutthaya, el Museo Nacional Chao Sam Phraya, el Gran Palacio o Palacio Antiguo e innumerables templos. Entre ellos se encuentra el Wat Phra Si Sanphet, que en su día se usó como capilla real y que tiene tres chedis alineados, lo que se ha convertido en una de las señas de identidad del estilo Ayutthaya. Precioso.

 

el-blog-de-tailandia-ayutthaya-02

 

 

Otro de los puntos más impresionantes es el templo Wat Chaiwatthanaram. Este lugar, con influencias de los estilos de Angkor, se reconoce por el chedi central rodeado de otros más pequeños. Espectacular.

 

Y para terminar las visitas culturales que son un must de Ayutthaya se encuentra el templo de Wat Mahathat donde se encuentra la imagen de piedra de la cabeza de un buda que parece haber sido absorbida por las raíces de un árbol. Mágico.

 

el-blog-de-tailandia-ayutthaya-03

 

 

Pero la experiencia de conocer Ayutthaya no termina aquí, hay algunas opciones para conseguir un final feliz en esta ciudad. Y una muy apetecible tras una jornada de bicicleta es el Thanatharee, un precioso barco arrocero hecho de madera de teca.

 

En primer lugar, te reciben con una sonrisa, como no puede ser de otra forma. Te invitan a descalzarte y te ofrecen un bebida local mientras disfrutas de los sofás y el aire del ventilador. Pero pronto se pone en marcha y, si tienes suerte o lo gestionas bien, puedes conseguir que el barco esté solo para quienes viajéis juntos, sea en pareja, en familia o con los amigos.

 

Tras notar la brisa al ir navegando por el río te invitan a comer deliciosa comida tradicional que han preparado en el momento. De hecho, puedes conocer a la cocinera que lo ha preparado y que es encantadora.

 

el-blog-de-tailandia-ayutthaya-04

 

 

Y una vez que tienes la tripa llena llega el momento del relax, del slow life que lo llaman ellos. De disfrutar tranquilo de estos pequeños placeres de la vida. Y hay dos opciones, las camas que te preparan cuando estás terminando de comer, o bien subir a la azotea del barco (sí, tiene una pequeña terraza arriba con tumbonas y muebles de jardín).

 

el-blog-de-tailandia-ayutthaya-05

 

 

Esta experiencia, el crucero por el río, se hace en un barco precioso, en un entorno  espectacular y al final se convierte en un momento mágico.

 

el-blog-de-tailandia-ayutthaya-06

 

 

 

* Todas las fotos son propiedad de SFM.