Amazing Thailand

Turismo de Tailandia - Alvaro Arriba

Tailandia, el país soñado

Texto y fotos: Álvaro Arriba

 
 

Durante veinte años he viajado por medio mundo gracias a mi trabajo (redactor jefe de Ediciones Reunidas de Grupo Zeta), desde la Polinesia hasta la Isla de Pascua, pasando por Perú, China o Tanzania. Pero siempre hubo un país con el que soñé, Tailandia. Estuve años planeando hacer un reportaje para la revista Ronda Iberia (la revista de la compañía aérea Iberia), pero como los viajes oficiales se hacían con la compañía Thai Airways, incompatible con nuestro cliente, nunca llegaba la ocasión. Fitur tras Fitur y evento tras evento, mis ganas de ir a visitar aquel hermoso país aumentaban. Recuerdo la feria de 2009 como si fuera ayer, fue en el stand del país y mientras tomábamos una Singha, cuando la representante del Turismo de Tailandia en España, me brindó la oportunidad. “Alvaro, por fin te vas a poder ir a Tailandia. Me acaban de aprobar un viaje en el que volaremos con Royal Jordanian (miembro de la Alianza OneWorld a la que pertenece Iberia) y por supuesto estás invitado”. Mi sueño se iba a hacer realidad.

 
 
Turismo de Tailandia - Alvaro Arriba - Bangkok
 
 

Ese viaje fue mi primera toma de contacto con el país al que he regresado en dos ocasiones más. Recuerdo perfectamente la llegada al aeropuerto de Bangkok, uno de los más impresionantes que había visto jamás. Según me dijeron mis compañeros, mi expresión les recordaba a la de un niño apunto de abrir un regalo. Tras un traslado en van de tres cuartos de hora llegamos al Hotel Península. Sabía que en esta ciudad se encuentran algunos de los mejores hoteles del mundo, pero una cosa es verlo en fotos o que te lo cuenten y otra es vivirlo.

 
 
Turismo de Tailandia - Alvaro Arriba - panorámica Bangkok
 
 

Tomando como centro de operaciones este lujoso lugar, recorrimos la “Venecia de Oriente”, denominada así porque gran parte de su territorio se levanta entorno a un gran río, el Chao Phraya, y a sus numerosos canales.

 

Una de las primeras cosas en las que uno se fija al visitar la urbe, es cómo han sabido aunar las construcciones más modernas y majestuosas con casas tradicionales, templos y palacios centenarios. Es indispensable visitar el Gran Palacio, conjunto monumental compuesto por varios edificios que sirvió de residencia oficial del rey, y el Wat Pho, donde se encuentra el famoso buda reclinado (46 metros de largo y 15 de alto), uno de los más grandes del mundo. También, si se tiene tiempo, merece la pena una excursión a Ayutthaya, la antigua capital del reino de Siam, un complejo arqueológico con templos, monasterios, palacios y estatuas; y al mercado flotante de Damnoen Saduak, ambos a algo más de una hora de la ciudad.

 
 
Turismo de Tailandia - Alvaro Arriba - Buda Reclinado
 
 

Otra de las cosas que me sorprendió es la cantidad de mercados que hay, tanto diurnos como nocturnos. De los primeros recomiendo darse una vuelta por el más grande de todos, Chatuchak, en el que se puede encontrar cualquier cosa, telas increíbles, animales extraños y numerosos puestos de comida entre los que cabe destacar el rincón del cocinero español Fernando Andrés que está triunfando gracias a su versión adaptada de la paella; el curioso Maeklong, un mercado emplazado junto a las vías del tren; y el de las flores, puro aroma y color. De los nocturnos destacan el de Ratchada, el de Srinakarin, y sobre todo el de Patpong ya que, además de poder encontrar prendas de seda, artesanía o todo tipo de falsificaciones, está situado junto a la zona roja donde se encuentran los famosos bares de striptease. Para los amantes de los centros comerciales visita indispensable son las siete plantas del MBK y el Asiatique, en el que podemos aunar compras con el mejor ocio.

 
 
Turismo de Tailandia - Alvaro Arriba - Mercado
 
 

Pero Bangkok no solo se vive de día. Esta ciudad que nunca duerme esconde increíbles restaurantes y clubs donde poder degustar su increíble gastronomía y saborear los mejores cócteles y combinados. Algunos se sitúan en las azoteas de grandes rascacielos en los que además podremos disfrutar de increíbles vistas.

 
 
Turismo de Tailandia - Alvaro Arriba - Bangkok de noche
 
 

Bangkok es la puerta de entrada y de salida del país. Es por ello que su visita puede hacerse al llegar o al salir. Recomiendo que el mayor tiempo se pase de salida ya que esta ciudad es una tentación para las compras y así no tenemos que ir durante todo el viaje con exceso de equipaje.

 
 
Turismo de Tailandia - Alvaro Arriba - Rio Kwai
 
 

Son numerosos los destinos que podemos elegir para conocer parte del país. En mi primer viaje recorrimos el río Kwai, donde está situado el famoso puente de la película, y donde se pueden realizar diferentes actividades de agua o de tierra (rafting, paseos en bici, en elefante…); y Phuket, donde además de disfrutar de sus maravillosos hoteles y sus aguas cristalinas podremos hacer una interesantísima excursión por la bahía de Phang Nga, una zona en la que, debido a la erosión de miles de años, se encuentran formaciones rocosas muy peculiares. Una de las más visitadas es Khao Phing Kan, más conocida como la isla de James Bond, ya que en ella se grabó la película “El hombre de la pistola de oro”. Para los amantes de la cultura hay que ir al templo de Wat Chalong, el más importante de la provincia.

 
 
Tailandia. Phuket. Isla de James Bond
 
 

En mi segunda visita al país pude conocer Chiang Rai, ciudad al norte del país, y, dentro de los destinos más turísticos, posiblemente el más auténtico. Hay que visitar alguno de sus poblados indígenas como el de Karen Ruammit o el de Mae Chan; y alguno de sus numerosos templos. El más importante es el de Wat Rong Khun, o templo blanco.

 
 
Tailandia. Chiang Rai. Wat Rong Khun
 
 

Para reponer fuerzas es recomendable darse un paseo por el mercado nocturno en el que podremos degustar su peculiar gastronomía. Los más osados incluso podrán probar los insectos. Y tampoco puede faltar un buen masaje de pies o completo. Estos se pueden dar en cualquier lugar del país.

 
 
Tailandia. Chiang Rai. Mercado nocturno
 
 

En esta región está situado el Triángulo del Oro, la confluencia de los ríos Mekong y Ruak, en la que se unen Tailandia, Laos y Myanmar. Esta situación hace de Tailandia la puerta de entrada a Asia para los occidentales.
Desde aquí realizamos una pequeña travesía por el río Mekong que nos llevó a Luang Prabang, ciudad Patrimonio de la Humanidad y la más visitada de Laos.

 
 
Turismo de Tailandia - Alvaro Arriba - Krabi
 
 

Mi tercer viaje fue con mi familia. Por fin pude compartir con ella este maravilloso país que tanto me había marcado gracias a sus idílicos paisajes, sus tradiciones, su cultura, su gastronomía, pero por encima de todo, por su gente.

 

La experiencia de mis anteriores viajes hizo que todo fuera fácil. Además de Bangkok disfrutamos de Krabi, la región más visitada del país después de la capital, gracias a sus paisajes paradisiacos de arrecifes, cuevas, acantilados y aguas cristalinas, y a su clima tropical.

Turismo de Tailandia - Alvaro Arriba - Krabi - playa
 
 

Nos alojamos en un hotel de la península de Railay, el Bhu Nga Thani Resort & Spa, situado al lado de las playas de Phra Nang y de Railay. A esta zona no se puede llegar por carretera ya que está rodeada por acantilados de piedra caliza. Son estas formaciones las que la hacen un auténtico paraíso para los escaladores. Desde aquí es recomendable hacer excursiones en barco para visitar diferentes islas como la Chicken Island, Poda Island y Tub Island o las famosas Phi Phi donde se rodaron las conocidas escenas de la película “La Playa” protagonizada por Leonardo Di Caprio. Las primeras están muy cerca y se pueden visitar con un Long Tail Boat, una barca con motor, mientras que para las Phi Phi hay que coger una motora para aprovechar el tiempo. Es muy fácil contratar estas excursiones ya que hay numerosas agencias en los alrededores que las ofrecen.
 
 
Turismo de Tailandia - Alvaro Arriba - Krabi_
 
 
Una de las cosas curiosas de la zona es ver como toda la vida gira entorno a la “walking Street”, una única calle en la que se encuentran casi todas las opciones de ocio (restaurantes, tiendas, bares, agencias…). Pero lo más significativo de esta parte del país, es el ambiente que se respira, relajado y desenfadado. El lugar perfecto para desconectar y reponer fuerzas. Y más si se termina el día en el Tew Lay Bar (el último de la Walking Street) viendo una maravillosa puesta de sol tomando una Singha, un cóctel o cualquier combinado. En momentos como este, uno se da cuenta de que los sueños se pueden hacer realidad.

 
 
Turismo de Tailandia - Alvaro Arriba - Krabi playa lectura